En toda construcción para la ampliación de un complejo industrial, el principal reto es acoplar el nuevo edificio industrial con con los existentes. No hay margen de error, todo debe encajar.

Se trata de un desafío que Onilsa puede superar gracias a la aplicación de la metodología BIM, como hemos hecho en la edificación industrial que Danosa, empresa líder en España en producción de láminas asfálticas, aislamiento térmico y acústico, tiene en Fontanar.

Nos encontramos con tres edificios en funcionamiento y debíamos encajar una cuarta edificación industrial de unos 7.000 m2, con las consecuentes dificultades en mantener alineaciones y dibujo de fachadas así como la implantación de la nueva maquinaria de producción y las instalaciones del edificio. Era muy importante que la cota del peto de cubierta conservará la continuidad en la transición entre las naves antiguas y la nueva para que todo el conjunto este acorde .

Gracias a la metodología BIM, hemos encajado virtualmente la nueva construcción en el complejo y hemos realizado el estudio preciso de cotas y diseño de fachadas. Con este estudio se ha ajustado la estructura prefabricada de hormigón a nuestras necesidades consiguiendo en obra los resultados deseados.

Este mismo modelo nos ha ayudado a la hora de resolver los encuentros de cubierta de las naves. Se ha diseñado una solución a medida, con cerramiento de chapa tipo sandwich con forma de cuchillos para cubrir las diferencias de altura, ya que la pendiente de la cubierta nueva es perpendicular a la existente.

BIM, esencial ante los imprevistos

proyecto-danosa1
A menudo, cuando se trabaja en remodelaciones sobre construcciones existentes, no disponemos de planos “As-Built”, de las obras ejecutadas. La cimentación efectuada o las instalaciones enterradas que no se perciben desde la superficie pueden comportar “sorpresas de última hora”.

En la ampliación del complejo industrial para Danosa, al realizar las excavaciones para la cimentación, se descubrió que la cimentación existente de una de las naves invadía el espacio previsto para la nueva cimentación. Gracias a la utilización del BIM en el diseño de la estructura, se pudo modificar rápidamente para hacerla encajar en la nueva realidad descubierta, y la obra se entregó sobre la fecha acordada: recepción provisional en enero 2016 y entrega definitiva en febrero 2016.

Sin la utilización del BIM, ante este imprevisto, la finalización de la obra se hubiese retrasado, con los costes añadidos que ello comporta. El diseño de la nueva nave industrial mediante la metodología BIM, no sólo ha minimizado los imprevistos, es también una inversión de futuro. La propietaria dispone ahora de un único modelo que incorpora toda la información. Éste será su “plano As-built” al que podrá recurrir para toda intervención que desee efectuar sobre la nave industrial, desde su mantenimiento hasta otra ampliación o renovación. En el futuro, no volverán a haber “imprevistos” por falta de información.

[slider id=’1426′ name=’Danosa’ size=’full’]

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] superar conflictos y entregar los proyectos según los términos y tiempos previstos. En la ampliación de la nave industrial para Danosa, el diseño del proyecto en BIM fue fundamental para … . Onilsa afrontó con éxito el reto […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *