Se está produciendo un cambio de mentalidad en la construcción. Se busca ganar eficiencia, reducir desviaciones de presupuestos y calendarios, bajar los costes hasta en un 20%. Las empresas más innovadoras de construcción y edificación  apuestan firmemente por el uso de la tecnología BIM.

Existe una directiva europea que obliga a la adopción del BIM en todos los proyectos públicos desde 2016. Esto permitirá que los agentes intervinientes en el proceso de construcción dejen sus datos en el mismo soporte, de manera que en lugar de trabajar de modo aislado, puedan colaborar de manera activa, colocando el edificio como eje central del proceso de edificación.

El ahorro afectaría tanto a los gastos de las obras como al mantenimiento de los edificios a lo largo de su vida útil (en un 33%). Este factor no se tiene mucho en cuenta a la hora de contratar los proyectos a empresas de construcción y sin embargo es un elemento muy importante en el capítulo de costes. También se estima que los riesgos en la ejecución de proyectos se bajarían a un 40% menos y aumentaría calidad en un 50%.

El modelo que hay actualmente plantea muchas disfunciones y problemas entre ingenieros, arquitectos, aparejadores, industriales… cada uno va por su lado. Los expertos consideran que construir un edificio debe hacerse dos veces, primero de forma virtual por ordenador, donde todos comparten datos, calendarios y costes, y otra la construcción real del edificio.

El BIM se usa desde hace años en países en la que se trabaja en la eficiencia del gasto público. En España esto se ha empezado a tener en cuenta con la crisis. En los proyectos fomentados por las administraciones se han visto claramente las desviaciones. Muchos países como Estados Unidos, Singapur, Corea del Sur y Reino Unido son pioneros en este área. Brasil se plantea su introducción.

En España ha sido el sector de la construcción industrial, logística y comercial el primero en implementar la tecnología BIM. En el caso de obra pública,  ésta es casi inexistente. Sólo en Cataluña hay algunos ejemplos excepcionales, pero del año pasado. Uno de estos es la licitación de unos jardines en una localidad de Taradell. Otro tiene que ver con la remodelación del centro comercial Glóries. La Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona estudian cómo integrarlos en sus sistemas informáticos y utilizarlos en proyectos reales.

La adopción del BIM implica primero adaptar el software que se utiliza de manera habitual a la hora de modelizar los proyectos. Los principantes fabricantes a nivel mundial, como Graphisoft o Autodesk están trabajando en eso. Los documentos realizados con BIM tienen la extensión .ifc. Hay industriales dedicados por completo a este cambio. En Onlisa, desde hace 2 años apostamos decididamente por la implementación del BIM en los proyectos de construcción industrial, logística y comercial de nuestros clientes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *