Quienes nos dedicamos al BIM sabemos que hasta ahora la mayor parte de recursos disponibles (software, documentación online, cursos, etc.) están enfocados en la construcción residencial o comercial. Sin embargo el BIM da para mucho más, se puede aplicar a cualquier tipo de edificación industrial, donde  alcanza su máximo rendimiento. Si queremos aprovechar bien las ventajas del BIM, para cualquier tipo de proyecto de construcción (lo que incluye proyectos de edificación industrial, agroalimentaria, logística o de obra civil) hay que tener en cuenta algunos pilares transversales.

Esto incluiría la base de datos, la transmisión de parámetros, el trabajo colaborativo entre los agentes que intervienen en las distintas fases del proyecto y el ciclo de vida de éste, que va desde el diseño esquemático hasta el mantenimiento y reformas, o hasta la demolición, si es el caso.

BIM en la obra civil

El BIM en la obra civil plantea un punto de vista diferente. En las obras civiles, muchas veces el BIM se utiliza para las estructuras e instalaciones.

Generalmente, sin embargo, las plataformas BIM más conocidas no están pensadas para definir trazados. Para ese objetivo, actualmente ya se dispone de un software muy concreto (Railtrack, Istram-Ispol, Civil 3D, Inroads, Mdt, Clip – Cartomap, etc.).

A medida que los distintos estándares se afiancen, veremos una evolución en estos en lo que respecta a su parametrización y capacidad de transmisión de datos más allá de una superficie.

Más allá de la edificación: el BIM en la Industria

Por otra parte, en lo que respecta a las obras industriales, como es el caso de la industria alimentaria, la utilización del BIM nos puede conducir a un listón más alto.

Además de proyectar el envoltorio (arquitectura y estructura) y las instalaciones, la metodología BIM permite realizar un análisis correcto de espacios productivos, cumplimiento de requisitos legales, eco-eficiencia, protección contra incendios y normativas específicas en lo que se refiere a la seguridad alimentaria, dando un plus también en la vida productiva.

El BIM en la edificación industrial

Tenemos que entender también que cada proyecto poseerá un tipo de solución BIM y unos flujos de trabajo diferentes.

Cada plataforma de BIM tiene ventajas y desventajas. Si lo enfocamos desde el punto de vista de las técnicas, procedimientos y herramientas concretas para determinados proyectos, unas plataformas BIM pueden funcionar mejor que otras según el proyecto.

Dentro de los tipos de software, unos funcionan mejor en la fase de proyecto, otros en la de construcción y otros en la de mantenimiento. De hecho, también existen programas especializados en solamente una fase. En Onilsa, gracias al conocimiento y la experiencia que han adquirido nuestros profeionales,  utilizamos el software que mejor se adapta a cada proyecto, para conseguir la máxima optimización de recursos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *